El Campo de Trigo

Foto: Mykola Velychko

Los dos monjes, alumno y maestro, caminaban ensimismados observando el inconmensurable campo de trigo que se extendía hasta donde la vista se fundía con el horizonte. Las espigas crecidas auguraban una cosecha abundante, aseguraban el pan para la gente de los pueblos cercanos, la felicidad de sus vecinos, la prosperidad de sus comunidades. El Sol se ponía entre las lejanas montañas, sombreadas, inalcanzables, tiñendo de naranja el cielo azul del verano.

- Es maravilloso... verdad Maestro?
- Si. Todo esto empezó simplemente con un puñado de granos... y con un sueño.



Juanto Fernández

eBook disponible en Amazon...