Educar la atención interior



"Mirar hacia dentro" es una parte fundamental de nuestro desarrollo personal, social y emocional. Ensoñar, recordar, dejar pasar los pensamientos a su libre albedrío sin prestarles excesiva atención... eso que hacemos inconscientemente muchas veces cocinando, paseando, realizando nuestras tareas domésticas, incluso cuando el programa de TV no nos "atrapa" y nos "fugamos" a otro lugar, a otro momento.

Eso que hacen los niños por propia iniciativa cuando se les deja "en paz", cuando toman sus juguetes y juegan, cuando inventan historias, cuando crean realidades con sus bloques de construcción, cuando se evaden a un mundo imaginario de fantasías, pintan, miran cuentos, convierten una caja de cartón en un chalet con piscina...corren, saltan, se esconden debajo de las camas...se convierten en bomberos, médicos o astronautas...

Esta "fuga" es algo que algunos también practicamos de forma intencionada y consciente mediante nuestros ejercicios y rutinas de relajación, meditación y visualización, mientras corremos, nadamos, subimos montañas, hacemos pesas o montamos en bicicleta. Muchas personas encuentran en sus actividades preferidas precisamente esto: un momento de atención interior, lo que les permite después focalizarse (enfocarse) mejor, más intensamente, en el exterior.

Según la Dra. Inmordino Yang y sus colegas, en un estudio publicado en Perspectives on Psycological Sciences (1)" la introspección consciente (mindful introspection)  puede ser una parte efectiva del plan de estudios, proporcionando a los estudiantes las habilidades que necesitan para participar en el proceso constructivo y la reflexión interna productiva. Las investigaciones indican que cuando a los niños se les da el tiempo y las habilidades necesarias para la reflexión, a menudo se motivan más, se muestran menos ansiosos, se desempeñan mejor en las pruebas, y planifican con mayor eficacia".

Y sin embargo, en la Escuela "normalizada" continuamos "detectando" hiperactivos por todas partes: " Es que este niño no atiende, no se está quieto, molesta a los demás, no sigue el ritmo, ..."tenemos otro TDA con o sin H" .Y a partir de aquí, la historia es bastante conocida y suele acabar con medicación y un etiquetado para de por vida que al inducir expectativas negativas suele por desgracia condicionar el futuro de esa persona (si, aquello del Efecto Pigmalion). Muchas veces yo mismo en mis casos particulares estoy tentado por la vía fácil del etiquetado cuando no consigo que el niño se esté quieto en su silla o NO atiende a la actividad planteada. Pero cada vez más, lo dejo que corra, juegue, se tire por el suelo y haga lo que le venga en gana, siempre y cuando también realice -aunque sea de forma negociada- los ejercicios o tareas que hemos previsto en su programa absolutamente adaptado. Comprendo que necesita tirarse por el suelo, enseñarme sus juguetes y hablarme de sus "cosas" más que hacer el resumen por escrito de la lectura del libro obligatorio de la semana.

¿La Escuela continúa pretendiendo centrar la atención del niño en el "exterior" -la actividad en clase- continuamente? (lo pregunto, no lo afirmo)  Esto sería un grave error según los estudios de la psicóloga norteamericana y sus colaboradores de la University of South California... 

¿Qué estamos haciendo en las escuelas para apoyar a los niños a mirar hacia adentro? (...) La Investigación acumulada sugiere que las redes neuronales que sustentan un enfoque hacia el interior versus exterior probablemente son interdependientes, y nuestra capacidad para regular y movernos entre ellas, probablemente, mejora con la madurez y la práctica. Mientras la atención hacia el exterior es esencial para llevar a cabo las tareas y aprender de las lecciones de clase, por ejemplo, la reflexión y la consolidación que puede acompañar a la mente errante es igualmente importante, al fomentar el desarrollo saludable y el aprendizaje a largo plazo. (...) El equilibrio es necesario entre la atención hacia el exterior y hacia el interior, ya que el tiempo dedicado a la mente errante, reflexionar e imaginar,  también puede mejorar la calidad de la atención hacia el exterior que los niños pueden sostener. (...) Imponer exigencias excesivamente altas de atención en los niños, ya sea en la escuela, a través del entretenimiento, o a través de las condiciones de vida, pueden robarles la oportunidad de pensar en lo que pasó" o "cómo hacerlo" para construir el conocimiento de lo que esto significa para el mundo y para la manera en que vivo mi vida"

Nosotros mismos, como padres y madres educador@s, debemos fomentar espacios, tiempos y quizás lugares  a este cometido: a dejar que el niño aprenda a mirar hacia dentro y hacia fuera a su ritmo, alternando el enfoque. Si nosotros lo ponemos en práctica junto a ellos, quizás lo aprenderán por mera observación e imitación. Y será mejor si lo practicamos cerca de la Naturaleza:  los beneficios del contacto con la Naturaleza están más que demostrados científicamente.

Sería bueno preguntarse qué papel juegan las consolas, playstations y otros artilugios, así como el consumo desorbitado de TV y los móviles, tablets y otros artilugios-pantalla,  a la hora de ayudarlos a "enfocarse" en su interior. Mi respuesta es radical: ninguno. Todo esto no les permite enfocarse en su interior... Toda esta estimulación exterior requiere, muy al contrario, una focalización de la atención intensa para "resolver" problemas o seguir "el hilo". Esta estimulación puede aportar algún tipo de ventajas en el desarrollo (perfil multitarea, por ejemplo), pero no en el desarrollo de la atención interior.

Soy consciente que cada vez mayor número de escuelas y centros educativos destinan un tiempo del programa curricular a fomentar la práctica de la meditación y la introspección con sus alumnos. Se les anima a imaginar, reflexionar, visualizar, a comprenderse, a conocerse, a gestionarse... Quiero animar desde aquí a todos los profesionales de la Educación para que experimenten con este tipo de "actividades" en cualquier tipo de área, materia o asignatura. Quiero animar a cualquier persona que lea estas líneas a que experimente consigo misma este tipo de actividades.



1.Reseña sobre el artículo en la A.P.S. "La reflexión es fundamental para el desarrollo y el bienestar".http://www.psychologicalscience.org/index.php/news/releases/rest-is-not-idleness-reflection-is-critical-for-development-and-well-being.html