Mindfulness, Stress y Ansiedad.



Artículo basado en la conferencia “Stress y Ansiedad” a cargo del Dr. David Clusa, jefe del Servicio de Salud Mental de la Fundación Sant Pere Claver.  

“Todos pasaremos por ciertos niveles de ansiedad a lo largo de la vida”. 

Experimentar Ansiedad resulta inevitable y es en cierto modo algo natural e inherente al ser humano, dado que se trata de una respuesta biológica a las situaciones con las que nos encontramos. El stress, por su parte, es una variante epidémica generado por el ritmo de la vida moderna de la sociedad occidental. El problema surge cuando la respuesta de nuestro organismo no guarda relación con la presunta “amenaza”, ni en intensidad ni en duración. Entonces hablaríamos de ansiedad “patológica” en sus diversas manifestaciones como TOC, Fobias, Crisis de Ansiedad y TAG, principalmente.

Los tratamientos actuales para la ansiedad y el stress son de dos tipos: farmacológicos y psicoterapéuticos. En cuanto a los farmacológicos, encontramos básicamente la prescripción de dos tipos de medicamentos: las Benzodiacepinas y los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de Serotonina). Si bien los primeros actúan con mayor rapidez, tienen el inconveniente de generar trastornos cognitivos, adicción y dependencia. Los segundos, más lentos en cuanto a su eficacia, parecen no presentar tantos problemas secundarios. Según datos de la encuesta EDADES 2011, el consumo de hipnosedantes entre  la población española aumentó considerablemente durante 2011. Un dato preocupante (1).

“Todos los estudios científicos concluyen que lo ideal para tratar casos de ansiedad es una combinación de tratamiento farmacológico y psicoterapéutico.”

¿Y qué podemos nosotros hacer para “manejar” la ansiedad o el stress? El Dr. Clusa nos sugirió algunas pautas:

A nivel interno: Detenerse. Pensar qué provoca la reacción. Plantearse qué tengo que cambiar YO para evitar niveles elevados de ansiedad. Aceptar la Ansiedad como algo normal. Renunciar a un "Nirvana" sin ansiedad. No esconder su presencia. Mantener la Actividad Normal al máximo.

A Nivel Externo: Realizar actividades relajantes (esto es algo subjetivo: para diferentes personas, las actividades pueden ser diferentes). Practicar técnicas específicas como el Yoga. Realizar ejercicio y  actividad física moderada. Mantener Hábitos saludables (sueño, nutrición, ocio). Trabajar sin sobrepasar límites razonables. Acudir al Médico para el seguimiento en caso necesario.

Como punto y final de su exposición, el Dr. Clusa habló sobre el Mindfulness, una técnica de demostrada eficacia para la reducción del estrés y la ansiedad que viene experimentándose científicamente desde 1979. (2). Solo encontré a faltar en esta magnífica conferencia la realización de algún ejercicio práctico.  

Personalmente, creo que el desarrollo personal se favorece o potencia mediante la práctica de la Actividad Psico-física y la adopción de hábitos saludables. Si además lo hacemos desde un acercamiento a la Naturaleza (Ecoterapia) y trabajamos conjuntamente con técnicas para mejorar la calidad del Pensamiento, de potenciación de las Resiliencias y de Regulación Emocional, entonces nos encontraremos con Programas de Intervención y/o Prevención no solo del Stress, la Ansiedad y la Depresión - los grandes males de nuestra época-  sino de muchas otras “necesidades” o “patologías”.  El Mindfulness es una de las herramientas, pero hay muchas otras técnicas que combinadas entre sí pueden formar un verdadero cóctel estimulador o “sanador”. Creo que aquí se encuentra el gran reto creativo de los terapeutas y formadores: el diseño de Programas eclécticos adaptados a las necesidades reales a partir de aquello que ya se ha demostrado que resulta efectivo. Si las condiciones o sujetos cambian, los programas también deberían ser susceptibles de cambiar, evolucionar y ser adaptativos.


(